Interior de la Catedral de Sevilla ¡No te pierdas
La Catedral de Sevilla!
Próximamente Ilustración del Alcázar, la Catedral y la Giralda de Sevilla Visita los rincones mágicos en un espectacular tour con los mejores guías de la ciudad ¡RESERVE EL TOUR! Icono de flecha Servicio oficial guiado: Icono de Safe Travel Sevilla
Extracto del Logotipo de Alcazar Seville Tour

Interior de
La Catedral de Sevilla

Icono de guías expertos para el tour

Guía oficial
en Español

Icono de Check para nuestros servicios culturales

Acceso preferente
sin colas

Icono de Euro para nuestra web de tour privados en Sevilla

Mejor Precio
garantizado

Icono Like para nuestros servicios para turistas

Cancelación y
Reembolso del 100%

Icono Estrella de Tour Exclusivo

Visita exclusiva
solo para ti

La Catedral de Sevilla está edificada sobre la antigua mezquita aljama de la ciudad, esto pone de manifiesto el poder que ejerce una cultura sobre otra cuando la conquista. De hecho, desde la Reconquista hasta la construcción de la actual Catedral gótica, se aprovechó el mismo edificio de la antigua mezquita y se utilizó como Catedral. Solamente se introdujeron algunos cambios y se cambió la orientación hacia el este, siguiendo la tradición los templos cristianos, ya que antes, durante su uso como mezquita, estaba orientada hacia el sur.

Cuando el Cabildo encargó el diseño de la Catedral gótica, expresó textualmente «que quería una Catedral que el que la viera los tomaran por locos». Para ello se crearon 5 naves que cubrieron el rectángulo de 116 por 76 metros que ocupaba la mezquita almohade, esto da como resultado, al contrario que era habitual en las grandes Catedrales góticas europeas, una planta de salón con una cruz latina marcada en altura y en anchura por las naves centrales y del crucero.

Esta planta de salón también da como resultado la ausencia de girola en la cabecera, que termina de forma rectilínea. Posteriormente en el siglo XVI se añadiría la Capilla Real, de estilo renacentista, que realmente no corresponde a la empresa gótica.

En las naves del Evangelio y de la Epístola, que son las naves laterales, se abren capillas. Los 60 pilares soportan 68 bóvedas de crucería góticas, destacando las del crucero y nave central con sus formas estrellada. Por debajo del claristorio, en vez de colocar el triforio, se optó por una balconada corrida a lo largo de la nave mayor para poder deambular por el templo sin ser visto.

Ubicados en la nave central, por orden desde los pies, se encuentran el Trascoro, custodiado por dos órganos, el Coro, el Crucero, el Altar Mayor, el Trasaltar y la Capilla Real.

Capilla Mayor

Es la Capilla principal del templo. Situada en la nave central, inmediatamente después del crucero, es cerrada por tres rejas y un retablo, que es el más grande del mundo cristiano con una altura de casi 28 metros y unos 400 metros cuadrados de superficie. Diseñado por el escultor flamenco Dancart, a finales del S.XV, consta de banco, cuatro cuerpos horizontales y siete calles verticales. En su creación intervinieron varios escultores de renombre entre los que destacan Roque Balduque, Jorge Fernández Alemán y Juan Bautista Vázquez “El Viejo”, que lo terminó 80 años después. 

Con más de 40 relieves y 200 esculturas, era conocido como la “Biblia Dorada”, y cuenta con una iconografía extensa que abarca la vida de Cristo y de la Virgen, escenas del Antiguo y el Nuevo Testamento, incluso de fuentes paganas como los Evangelios Apócrifos.

En este extenso programa iconográfico, que nuestros guías comentarán detalladamente, hay que destacar El Cristo del Millón, que debe su nombre a los millones de agradecimientos que recibe a pesar de estar en la parte más alta del retablo, y La Virgen de la Sede, situada en la parte central del banco y que da nombre a la Catedral. Es asombroso que una obra de este tamaño haya sobrevivido, entre otros, a un incendio en el S.XVII y a dos terremotos, uno en el S.XVI y otro en el S.XIX.

La hermosa rejería que cierra la Capilla Mayor data del S.XVI. Las laterales fueron terminadas por Diego de Huidobro y Juan de Conillana, y la frontal es obra de Francisco de Salamanca, que también realizó los púlpitos.

Coroy Órganos Catedral de Sevilla

Coro

El Coro es un lugar fundamental en la concepción espacial y funcional de una Catedral y su origen responde a una tradición vinculada a las basílicas paleocristianas, concretamente en la “schola cantorum”. Es habitual que el Coro se encuentre de cara al Altar Mayor para que se pueda seguir la liturgia. A esto hay que sumar que el clero catedralicio tiene como obligaciones fundamentales los servicios de altar y de coro, por tanto, el Coro es una parte imprescindible, hasta el punto que si no hay Coro no hay Catedral.

Al Coro se acceder mediante una reja renacentista de la primera mitad del S.XVI terminada por Francisco de Salamanca. La sillería, realizada en diferentes tipos de maderas y donde intervinieron varios autores, es de principios del S.XVI y posee un magnífico programa escultórico e iconográfico. Hay que destacar que los 117 respaldos de los asientos tienen decoración totalmente diferentes unos de otros realizados con taracea a base de lacería mudéjar. Este tipo de adorno mudéjar en el Coro solo se encuentra en la Catedral de Puebla en México, donde se vuelve a poner de manifiesto la influencia de la Seo hispalense en las Catedrales novohispanas.

En el centro, un gran facistol renacentista, tallado en madera, que se utilizaba para colocar los enormes libros de canto litúrgico. Fechado en la segunda mitad del S.XVI, fue realizado entre otros por Juan Bautista Vázquez “El Viejo”, que también talló de forma magistral La Virgen con Niño, que preside el facistol.

Trasaltar Catedral de Sevilla

Trasaltar

En el muro que cierra el Altar Mayor, frente por frente a la Capilla Real, se encuentra el trasaltar. Tiene una composición de 59 estatuas de reyes, obispos y santos, que sobre ménsulas y bajo doseletes, componen un retablo escultórico de gran belleza. Estas obras fueron realizadas en el S.XVI por varios autores y abarcan los estilos góticos, renacentistas y manieristas.

Por aquel entonces existía en Sevilla una devoción entorno a las embarazadas que pedían por tener buen parto a La Virgen del Reposo. Fue de tanta fe esta devoción, que a mitad del S.XVI la nobleza sevillana mandó construir una hornacina para que la Virgen del Reposo presidiera el Trasaltar. Atribuida a Miguel Perrín, y debido a esta devoción, era conocido por los sevillanos como Señora del Bienpariese.

Destacar también la capilla ubicada a los pies del muro, que sirve de enterramiento, y que tiene advocación a Nuestra Señora del Soterraño.

Tiene una composición de 59 estatuas de reyes, obispos y santos, que sobre ménsulas y bajo doseletes, componen un retablo escultórico de gran belleza.

Órgano

En la “Constitución sobre la Sagrada Liturgia”, durante el Concilio Vaticano II, se dictamina que “téngase en gran estima …el órgano de tubos,… cuyo sonido puede aportar un esplendor notable a las ceremonias eclesiásticas y levantar poderosamente las almas hacia Dios y hacia las realidades celestiales”. El órgano de la Magna Hispalense está formado por dos instrumentos ubicados en dos muebles y que suenan desde una sola consola, compuesta por cuatro teclados y un pedalero, gracias a la conexión eléctrica que a principios de S.XX realizara, de forma novedosa en España, el organero Aquilino Amezua y que hacen sonar unos 150 tubos. Esta actuación fue debida a que el órgano existente fue destruido en el terremoto de 1888. 

En un principio, el órgano estuvo ubicado delante del altar mayor, junto a la sillería del coro, hasta que a mitad del S.XIX, se trasladó a su actual ubicación debido a que fue disuelto el cabildo colegial y sus obligaciones diarias de coro. Destacan las esculturas de Duque Cornejo, en los muebles dieciochescos de Luis de Vilches. A finales del S.XX, se encarga a Gerhard Grenzing una restauración en varias fases, patrocinada por la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, y que actualmente se encuentra en su última etapa. Escuchar el órgano de la Catedral con la acústica que proporciona el templo, bajo el cielo de bóvedas y cúpulas, observando la magnificencia de los pilares góticos y la grandeza de la construcción arquitectónica es una experiencia sensorial que emociona a todos los transeúntes.

Organo Catedral de Sevilla

Capillas de los Alabastros

Rodeando al Coro por su parte exterior se encuentra el Trascoro y las Capillas del Alabastro, llamadas así por estar construidas con este material y que soportan los órganos, poniendo de manifiesto la importancia arquitectónica que tiene el Coro dentro de la Seo de Sevilla. El Trascoro, del S.XVII, fue realizado por Miguel de Zumárraga, las capillas fueron terminadas por Diego de Riaño a mediados del S.XVI y son cuatro.

Si miramos al Coro, hacia el lado derecho están la Capilla de San Gregorio y de la Virgen de la Estrella, y hacia el lado izquierdo la Capilla de la Inmaculada y de la Encarnación. Debido a la cantidad de detalles histórico-artísticos de estos espacios es recomendable realizar la visita con nuestros guías que darán completa información de los todos los detalles. No obstante, aquí exponemos un breve resumen de los datos más relevantes.

Capilla de San Gregorio

Capilla de San Gregorio

  • Advocación: San Gregorio, obra de Manuel García de Santiago (mediados del S.XVIII).
  • Retablo: Renacentista, realizado por Nicolás de León (S.XVI).  
  • Reja: Marcos de la Cruz (mediados del S.XVII).
Capilla de la Virgen de la Estrella

Capilla de La Virgen de la Estrella

  • Capellanía realizada por Pedro Franco (segunda mitad S.XVI).
  • Advocación: Virgen de la Estrella, atribuida a Nicolás de León (S.XVI).
  • Retablo: Rococó realizado por Jerónimo Franco (segunda mitad del S.XVIII).  
  • Reja: Pedro Delgado (S.XVI).
El Trascoro de la Catedral

Trascoro

Diseño: Realizado por Miguel de Zumárraga (segunda mitad del S.XVII) en mármol y jaspe. Dos puertas grandes llevan al coro y dos pequeñas dan acceso a las tribunas de los órganos.

Pinturas: Presidiendo el altar la Virgen de los Remedios, pintura gótica fechada hacia 1400. Debajo San Fernando entrando en Sevilla, realizada por Francisco Pacheco (S.XVII).

El Trascoro de la Catedral del Sevilla
Capilla Inmaculada

Capilla de La Inmaculada

  • Advocación: Inmaculada, de Martínez Montañés (primera mitad del S.XVII). Es conocida como La “Cieguita”. Concebida según modelo que presentó en uno de sus tratados y llena de simbología, Martínez Montañés fue consciente de que había realizado una de sus mejores obras, como justificó al entregarla tras un pleito por un retraso de tres años.
  • Retablo: Renacentista, realizado por Martínez Montañés (primera mitad del S.XVII). 
  • Pintura: Francisco Gutiérrez de Molina y Jerónima Zamudio, patronos de la capilla, pintados por Francisco Pacheco (primera mitad del S.XVII).
  • Reja: Barroca (S.XVII).
Capilla de la Encarnacion

Capilla de La Encarnación

  • Patronos: Juan Serón y Antonia Verastegui. (S.XVII)
  • Advocación: Relieve en madera con escena de La Anunciación, esculpido por Francisco de Ocampo (primera mitad del S.XVII). 
  • Retablo: Barroco, realizado en alabastro por Francisco de Ocampo (primera mitad del S.XVII). 
  • Reja: Barroca (S.XVII).

Capillas y altares del Lado Este

Las capillas de la Catedral de Sevilla albergan infinidad de tesoros, anécdotas e historias que nuestros guías explican de manera amena y efectiva. Exponemos aquí una pequeña estructura de las capillas, con algunos datos esenciales, que los visitantes podrán ver en nuestros tours por las capillas. De izquierda a derecha, de frente al muro este se encuentran.

Capilla de San Pedro

Capilla de San Pedro

Tras una reja de finales del S.XVIII de fray José Cordero de Torres, se encuentra un rico programa artístico e iconográfico. Destacan el mausoleo del Obispo Diego de Deza, el retablo encomendado a San Pedro que fue encargado por los marqueses de Malagón al artista Diego López Bueno en el S.XVII y sus pinturas que realizo Zurbarán en ese mismo siglo y donde destaca una bellísima Inmaculada.

Tras una reja de finales del S.XVIII se encuentra un rico programa artístico e iconográfico.

Historia Religiosa de la Catedral de Sevilla

Capilla Real

Es de estilo renacentista y fue realizada por Hernán Ruiz II en la segunda mitad del S.XVI, funciona como cabecera de la Seo y cuenta con una cúpula semiesférica que cubre un espacio cuadrado que termina en un ábside semicircular flanqueado por dos capillas. Custodiando el retablo del S.XVII aparece la escultura gótica de la Virgen de los Reyes, patrona de la archidiócesis y de la ciudad de Sevilla. 

En una magnífica urna barroca de plata, obra de Juan Laureano de Pina, se encuentra yacente el rey San Fernando, junto con varios sepulcros de la realeza, entre los que destaca el de Pedro I de CastillaTambién destaca el altar de la Virgen de las Batallas, una talla en marfil del S. XIII.

Altar Santa María Magdalena

Altar de
La Magdalena

Capilla de enterramiento del patrono Pedro García de Villadiego (S.XVII). Cuenta con un retablo con pinturas anónimas donde la escena principal es La aparición de Cristo a la Magdalena.

Altar de la Asunción

Altar de
La Asunción

Una de las dos capillas con advocación a la Asunción que existe en la Catedral. Patrocinado por Juan Cristóbal de la Puebla, en el S.XVI, cuenta el retablo con un relieve anónimo de la Virgen de la Asunción. Las pinturas son de Alonso Vázquez, del S.XVI.

Santa Justa y Rufina

Altar de
Santa Justa y Rufina

Originariamente, patronato de la familia Bécquer. Las esculturas Santa Justa y Rufina son obra de Duque Cornejo en el S.XVIII y procesional en la festividad del Corpus, fiesta católica que celebra la Eucaristía y que se realiza 60 días después del Domingo de Resurrección.

Capilla de la Concepcion

Capilla de La Concepción

Fue el primitivo enterramiento de los caballeros que conquistaron Sevilla junto con el Rey Fernando III El Santo. El patrono, desde mediados del S.XVII fue Gonzalo Núñez de Sepúlveda, uno de estos caballeros, por ello el escudo de los Sepúlveda aparece en su losa sepulcral, según diseño de Valdés Leal, y en la reja de esta capilla. También del S.XVII son el magnífico retablo barroco decorado con columnas salomónicas que fue realizado por Martín Moreno y las imágenes obra de Alonso Martínez, a excepción del Crucificado de San Pablo. A la derecha se encuentra el sepulcro neogótico (S.XVIII) del Arzobispo Francisco Javier Cienfuegos Jovellanos.

Santa Barbara

Altar de Santa Bárbara

Lo más destacable es el cuadro de Miguel de Esquivel, realizado en el primer cuarto del S.XVII, que representa a Santa Justa y Rufina en su representación más habitual desde el S.XVI, acompañando a la Giralda, que supuestamente protegieron durante el terremoto de 1504 y que evitó que se derrumbase.

Lo más destacable es el cuadro de Miguel de Esquivel

Capillas, Altares y Salas del Lado Sur

Las capillas de la Catedral de Sevilla albergan infinidad de tesoros, anécdotas e historias que nuestros guías explican de manera amena y efectiva. Exponemos aquí una pequeña estructura de las capillas, con algunos datos esenciales, que los visitantes podrán ver en nuestros tours por las capillas. De izquierda a derecha de frente al muro sur, y separadas en dos bloques por la puerta de San Cristóbal, se encuentran:

Sala de Ornamentos

Sala de Ornamentos

Se pasa a la antigua contaduría por una puerta de Hernán Ruiz II en el S.XVI.

Capilla del Mariscal

Capilla del Mariscal

Patrocinado por el Mariscal de la Isla de la Española, Diego Caballero, posee un retablo renacentista de mediados del S.XVI que es considerado una joya de este estilo. Es obra de Pedro Campaña, con esculturas de Pedro Becerril y policromías de Antonio de Arfián. Entre la amplia iconografía destacan la Purificación de la Virgen, en el centro, la Resurrección y el Calvario.

Vidriera: Los desposorios de la Virgen y San José de Arnao de Flandes (mitad S.XVI)

Antesala del Cabildo

Ante-Cabildo

En esta sala, concebida como lugar donde se administraba la Catedral, destaca la bóveda renacentista terminada por Asensio de Maeda (S.XVI). 

Cúpula de la Sala Capitular

Sala Capitular

Construida por Hernán Ruiz II, fue terminada por Asensio de Maeda (mitad S.XVI). De planta elíptica según las necesidades de reunión del Cabildo catedralicio, está cubierta por una bella cúpula donde destacan los ocho santos sevillanos y la Inmaculada, todos de Murillo (S.XVII). Hay que destacar también:

  • Las virtudes y alegorías religiosas, ocho pinturas de Pablo de Céspedes (final S.XVI) que se encuentran por encima del muro.
  • Los relieves de medio punto con iconografía variada de Juan Bautista Vázquez “El Viejo” (segunda mitad S.XVI).
  • Los ocho relieves rectangulares obra de Marcos Cabrera (final S.XVI) también con iconografía variada. 

Está cubierta por una bella cúpula donde destacan los ocho santos sevillanos y la Inmaculada, todos de Murillo

Sacristía Mayor

Sacristía Mayor

Es uno de los espacios más bellos del renacimiento español, terminada por Martín de Gaínza bajo diseño de Diego de Riaño (S.XVI). En el frontal de la Sacristía, El Descendimiento, pintura sobre tabla de Pedro de Campaña (mitad S.XVI). Entre las obras más relevantes se encuentran:

  • Custodia Grande de plata, realizada por Juan de Arfe (final S.XVI), de 3,25 metros de altura, que cuenta con un amplio programa iconográfico diseñado por Francisco Pacheco.
  • Tenebrario de bronce, de 7,80 metros de altura que ejecutaron varios artistas bajo el diseño de Hernán Ruiz II (mitad S.XVI).
  • Tablas Alfonsíes, orfebrería en plata dorada atribuida a Juan de Toledo (S.XIII).
  • La visión de San Ignacio de Loyola, pintura de Juan de Roelas (pp. S.XVII).
  • La venerable Sor Francisca Dorotea, pintura de Murillo (segunda mitad S.XVII).
  • Piedad, pintura de Juan de Núñez (tercer cuarto S.XV).
  • La Virgen de las Mercedes, pintura de Juan de Roelas (pp. S.XVII)
  • San Fernando, escultura de Pedro Roldán (segunda mitad S.XVII).
  • Inmaculada Concepción, escultura de Alonso Martínez (S.XVII).
  • Niño Jesús, escultura atribuida a La Roldana (segunda mitad S.XVII).
Capilla de San Andrés

Capilla de
San Andrés

El martirio de San Andrés, cuadro copia del original (principios S.XVII) de Juan de Roelas da nombre a la capilla. Destacan los sepulcros góticos provenientes de talleres toledanos de principios del S.XV.

Vidriera: La Santa Cena de Arnao de Flandes (mitad S.XVI).

Capilla de los Dolores

Capilla de
Los Dolores

Destacan el sepulcro del Cardenal Marcelo Espínola (principio S.XX), en el retablo una imagen de medio cuerpo de la Virgen de los Dolores atribuida Pedro de Mena (S.XVII), un Crucificado atribuido a Juan Francisco Vázquez El Viejo (S.XVI) y el cuadro Los desposorios de la Virgen y San José realizado por Valdés Leal (mitad S.XVII). A través de esta capilla se accede a la Sacristía de los Cálices.

Vidrieras: Lavatorio de pies de Arnao de Flandes (mitad S.XVI) y Escudo del Cardenal Ilundain (primera mitad S.XX).

Altar de la Piedad

Altar de La Piedad o
de La Santa Cruz

Situado a la izquierda de la puerta de San Cristóbal. El retablo es obra de Alejo Fernández, la representación de La Piedad, está atribuida al mismo pintor (primer cuarto S.XVI).

Sacristia de los Calices

Sacristía de Los Cálices

Varios arquitectos intervinieron en su construcción que fue terminada por Martín de Gaínza (primera mitad S.XVI). Cubierta con una bóveda gótica con nervaduras es un muestrario de algunas de las mejores pinturas catedralicias.

Entre las pinturas destacan: La Adoración de los Reyes de Alejo Fernández (pp. S,XVI), El Calvario de Juan Núñez (finales S.XV), La Virgen con el Niño y San Juan Bautista de Zurbarán (mediados S.XVII), Lázaro con Santa Marta y María Magdalena de Valdés Leal (mitad S.XVII), La Gloria de Juan de Roelas (pp. S.XVII), La Circuncisión de Jacob Jordaens (finales S.XVII) y Las Santas Justa y Rufina de Francisco de Goya (pp. S.XIX).

Altar de la Virgen Antigua

Capilla Virgen de la Antigua

En 1500 el cardenal Diego Hurtado de Mendoza mandó agrandar la capilla primitiva para su enterramiento, ya que la gran devoción que tenía la Virgen de la Antigua entre los sevillanos bien merecía la capilla más grande de las consideradas capillas menores. El fresco de la Virgen de la Antigua, que preside el retablo de mármol obra de José Fernández de Iglesias con esculturas de Pedro Duque Cornejo (mitad S.VIII), es de la época en que la mezquita fue utilizada como templo cristiano (S.XIV). La corona de orfebrería fue un añadido de 1929 por su coronación canónica. Las pinturas, que representan iconográficamente la historia de la Virgen de la Antigua, así como los santos y algunos paisajes, son obras de Domingo Martínez (primera mitad S.XVIII). Destacan también los sepulcros del Cardenal Diego Hurtado de Mendoza, en estilo renacentista, obra de Doménico Fancelli (pp. S.XVI) y del Arzobispo Luis Salcedo y Azcona, copia dieciochesca del anterior de Pedro Duque Cornejo (mediados S.XVIII). 

Vidrieras: San Fernando, diseñada por José Gestoso (S.XIX).

Altar de la Concepción

Altar de
La Concepción

A la derecha de la puerta de San Cristóbal. Capilla terminada por Pedro Delgado (mitad S.XVI), donde destaca la tabla principal con una Alegoría de la Inmaculada Concepción, también conocida como Genealogía de Cristo, pintada por Luis de Vargas (mitad S.XVI). El altar también es conocido como Altar de la Gamba (palabra que significa pierna en italiano) y que hace referencia al escorzo de la pierna de Adán en esta obra. Señalar también un reloj de Fray José Cordero (finales S.XVIII).

San Hermenegildo

Capilla de
San Hermenegildo

En el centro de la capilla el sepulcro del cardenal Juan de Cervantes en alabastro blanco, obra de Lorenzo Mercadante de Bretaña (mitad S.XV). Preside el retablo una escultura de San Hermenegildo obra de Bartolomé García de Santiago (mitad S.XVIII). Destacan a los pies del retablo las esculturas de Santiago Peregrino en madera (mediados S.XVI) y Santiago el Menor en piedra policromada (principios S.XVI). De las pinturas de la capilla hay que señalar una Inmaculada atribuida a Juan de Roelas (S.XVII).

Vidrieras: Los Cuatro Santos Obispos de Enrique Alemán (segunda mitad S.XV) y Atributos de San Hermenegildo de Francisco Gutiérrez (pp. S.XIX).

Capilla de San José

Capilla de
San José

En el centro del retablo neoclásico de Pedro de Arnal (final S.XVIII) la escultura de San José de José Estévez (pp. S.XIX). Entre las pinturas, destacan Los desposorios de San José y la Virgen de Valdés Leal (mitad S.XVII), sobre el retablo, y La cena de Baltasar de Frans Francken II (S.XVII). Señalar también el sepulcro del cardenal Bueno Monreal y la escultura de Jesús atado a la columna atribuida a Francisco Ruiz Gijón (S.XVII). 

Vidrieras: San Gregorio, San Agustín, San Ambrosio y San Jerónimo de Enrique Alemán (segunda mitad S.XV) y Adoración de los pastores, anónimo (primera mitad S.XX).

Capilla de Santa Ana

Capilla de Santa Ana

El retablo anónimo que cuenta con varias tablas policromadas con iconografía variada en un magnífico ejemplo del gótico sevillano (pp. S.XV.). De frente otro retablo, realizado por Joaquín Bilbao (pp. S.XX) de donde cuelga el Cristo de Maracaibo, magnífica pintura atribuida a Villegas Marmolejo (mitad S.XVI). Señalar el sepulcro decimonónico del Cardenal Luis de la Lastra y Cuesta de Ricardo Bellver (final S.XIX) y la pintura de Abraham y los tres ángeles anónima de estilo flamenco (S.XVII). 

Vidrieras: Santa Águeda, Santa Lucía, Santa Cecilia y Santa Inés de Enrique Alemán (segunda mitad S.XV) y La Sagrada Familia, anónimo (final S.XVIII).

Capilla San Laureano

Capilla de San Laureano

Fue la primera capilla que se terminó de la nueva Catedral. El retablo salomónico de talla anónima (pp. S.XVIII), adaptado a la bóveda, está presidido por la escultura San Laureano y recorre iconográficamente la vida del santo. Las pinturas de los muros de Matías de Arteaga (pp. S.XVIII) también hacen alusión a su vida. El sepulcro del Cardenal Joaquín Lluch es de Agapito Vallmitjana (final S.XIX).

Vidrieras: Santa Catalina, Santa María Magdalena, Santa Marta y Santa Margarita de Enrique Alemán (segunda mitad S.XV) y San Isidoro, San Laureano y San Leandro de Vicente Menardo (final S.XVI).

Capillas y Altares del Lado Sur

Las capillas de la Catedral de Sevilla albergan infinidad de tesoros, anécdotas e historias que nuestros guías explican de manera amena y efectiva. Exponemos aquí una pequeña estructura de las capillas, con algunos datos esenciales, que los visitantes podrán ver en nuestros tours por las capillas. De izquierda a derecha, de frente al muro oeste, se encuentran los siguientes elementos artísticos.

Portada del Nacimiento

Altar de El Nacimiento

Retablo con pinturas, realizado por Luis de Vargas (mitad S.XVI) donde la Adoración de los pastores, pintura principal.

Vidriera junto al altar: La Anunciación de Vicente Menardo (mitad S.XVI). 

Virgen de la Cinta

Altar Virgen de la Cinta

El pequeño retablo barroco (primer cuarto S.XVII) alberga La Virgen de la Cinta, atribuida a Lorenzo Mercadante de Bretaña (segunda mitad S.XV).

San Isidoro Catedral de Sevilla

Capilla de San Isidoro

Destaca el techo y los muros, decorados con yeserías policromadas. Retablo barroco de Bernardo Simón de Pineda (mitad S.XVII) con esculturas, incluida anónimas donde aparece San Isidoro (pp. S.XVIII). 

Virgen del Madroño

Altar Virgen del Madroño

Retablo donde aparece la Virgen del Madroño, atribuida a Lorenzo Mercadante de Bretaña (segunda mitad S.XV) y rematado por una pintura con Cristo atado a la columna.

Ángel de la Guarda Catedral de Sevilla

Altar del Ángel de la Guarda

Se encuentra en una pequeña capilla bajo un gablete gótico y alberga El Ángel de la guarda, una pintura de Murillo (mitad S.XVII) que llegó a la Catedral a principios de S.XIX regalo de los monjes capuchinos de la ciudad. 

Virgen del Consuelo

Altar de El Consuelo

La Virgen del Consuelo, acompañada por San Antonio y Santiago Mayor, es obra de Alonso Miguel de Tobar (primer cuarto S.XVIII). A los pies el sepulcro de Diego López de Enciso, patrono del altar. 

Altar del Niño Mudo

Altar del Niño Mudo

Preside un pequeño retablo una talla del Niño Jesús, talla anónima (mitad S.XVII) conocida como el Niño Mudo por su actitud tranquila y serena. 

Altar de San Leandro

Capilla de San Leandro

Bajo un arco decorativo trilobulado con decoración barroca realizado por Matías de Figueroa (primera mitad S.XVIII) se encuentra un retablo obra de Manuel Escobar (S.XVIII) con esculturas de Pedro Duque Cornejo (primera mitad S.XVIII), donde destaca la de San Leandro. 

Altar de la Visitación

Altar de
la Visitación

Altar con retablo y pinturas de Pedro Villegas y Marmolejo (mitad S.XVI), donde destaca la pintura central que representa La Visitación. En el banco, relieve de San Jerónimo penitente de Jerónimo Hernández (mitad S.XVI) y retrato del donante, Diego de Bolaños con sus familiares.

Vidriera: En la puerta del Bautismo, La Visitación de Vicente Menardo (mitad S.XVI).

Altar de Nuestra Señora de la Alcobilla

Altar de
Ntra. Sra. de Alcobilla

Retablo barroco anónimo (S.XVIII) que es presidido por una escultura anónima en barro cocido representa la Piedad (finales S.XV), conocida por Virgen de la Alcobilla.

Capillas de los Jacomes

Capilla de
Los Jácomes

Conocida como Capilla de Las Angustias, debe nombre al apellido de los Marqueses de Tablantes, que fueron sus patronos. Con yeserías barrocas igual que el retablo salomónico (finales S.XVII) cuenta con una pintura de La Piedad de Juan de Roelas (pp. S.XVII). 

Vidrieras: dos vidrieras circulares anónimas con el escudo del Cabildo catedralicio (segunda mitad S.XVIII).

Capillas y Altares del Lado Norte

Las capillas de la Catedral de Sevilla albergan infinidad de tesoros, anécdotas e historias que nuestros guías explican de manera amena y efectiva. Exponemos aquí una pequeña estructura de las capillas, con algunos datos esenciales, que los visitantes podrán ver en nuestros tours por las capillas. De izquierda a derecha, de frente al muro norte se encuentran.

La Capilla de las Escalas

Capilla de Scalas

El centro del retablo de mármol lo ocupa un relieve con La Venida del Espíritu Santo, de talla anónima (primera mitad S.XVI). Aquí se encuentra el sepulcro del Obispo Baltasar del Río (pp. S.XVI), Obispo de Scalas, aunque sus restos está enterrado en Roma. Además, destacar, entre otras obras, La Virgen de la Granada, relieve en barro cocido vidriado anónimo (S.XV) y una pintura de La Sagrada Familia de Juan Ruiz Soriano (mitad S.XVIII).

Vidrieras: San Judas Tadeo, Santiago el Menor, San Felipe y Santiago el Mayor de Enrique Alemán (final S.XV) y La venida del Espíritu Santo realizada en Múnich (S.XIX).

Capilla de San Antonio

Capilla de San Antonio

Bajo moldura tallada por Bernardo Simón de Pineda (S.VII) se ubica el enorme cuadro La visión de San Antonio de Bartolomé Esteban Murillo (mitad S.XVII) es una de sus grandes obras. Este cuadro tiene la anécdota de que el santo fue recortado y robado a finales del s. XIX, siendo comprado y recuperado en Nueva York por un anticuario que lo devolvió a la Catedral. En el centro una Pila Bautismal anónima de estilo renacentista (S.XVI). Del resto de pinturas destaca, en el ático del retablo, El Bautismo de Cristo, también obra de Murillo (tercer cuarto S.XVII).

Vidrieras: Los cuatro Evangelistas de Enrique Alemán (segunda mitad S.XVII) y Santas Justa y Rufina y Visión de San Antonio de Juan Bautista León (finales S.XVII). Junto a la puerta del Sagrario:  San Juan Evangelista, San Miguel, San Juan Bautista y San Gabriel de Enrique Alemán (finales S.XV).

Capilla de Santiago Catedral de Sevilla

Capilla de Santiago

Preside el retablo de Bernardo Simón de Pineda (mitad S.XVII) un cuadro monumental que representa a Santiago en la Batalla de Clavijo, de Juan de Roelas (pp. S.XVII). El remate del retablo lo ocupa el Martirio de San Lorenzo, pintura de Valdés Leal (mitad S.XVII). Del resto de obras destacan la Virgen del Cojín, relieve anónimo en barro cocido vidriado (S.XV); la Creación de Adán, pintura de Cornelis de Vos (mitad S.XVII) y el sepulcro del Arzobispo Gonzalo de Mena, sarcófago anónimo de estilo gótico (pp. S.XV).

Vidrieras: Santa Justa, Santa Rufina, Santiago el Mayor y Santa Bárbara de Enrique Alemán (final S.XV) y La Conversión de San Pablo de Vicente Menardo (mitad S.XVI).

Señora del Belén Catedral de Sevilla

Altar de la
Ntra. Sra. del Belén

Preside el retablo barroco de Jerónimo Franco (mitad S.XVII) una pintura de Alonso Cano que representa la Virgen de Belén (primera mitad S.XVII). Lo remata La Santísima Trinidad de Virgilio Mattoni (pp. S.XX). 

San Francisco en la Catedral de Sevilla

Capilla de
San Francisco

El éxtasis de San Francisco de Francisco Herrera El Mozo (mitad S.XVII) y La imposición de la casulla de San Ildefonso de Valdés Leal (mitad S.XVII) son las pinturas principales del retablo de Bernardo Simón de Pineda (mitad S.XVII). Del resto de obras destacan un Ecce Homo anónimo colocado en una urna (final S.XVII) y una pintura obra de Frans Francken II que representa La Caída de San Pablo (S.XVII).

Vidrieras: San Antonio de Padua, San Bernardino de Siena, San Francisco de Asís y San Luis de Tolosa de Enrique Alemán (finales S.XV) y San Francisco recibiendo los estigmas de Arnao de Flandes (mitad S.XV)

Altar de la Asunción

Altar de
La Asunción

Patrocinado por Juan Cristóbal de la Puebla (pp. S.XVI) posee un pequeño retablo barroco (pp. S.XVIII) con pintura de La Asunción atribuido a la escuela genovesa (final S.XVII).

Altar de las Doncellas

Capilla de 
Las Doncellas

Fundada a principios del S.XVI por Micer García de Gibraleón para su enterramiento y como sede de la cofradía de las doncellas pobres casaderas, para que tuvieran dote. Retablo barroco de José Rivera (S.XVIII) que preside La Anunciación y que es acompañada por pinturas del S.XV, S.XVI y S.XVIII. Destaca por su belleza, la reja renacentista (tercer cuarto S.XVI).

Vidrieras: Magdalena ungiendo los pies del Señor de Arnao de Flandes (mitad S.XVI) y, dividida en dos, La Virgen de la Misericordia y La Anunciación de Arnao de Vergara (primera mitad S.XVI).

Capilla Evangelistas

Capilla de
Los Evangelistas

El patrono y arcediano de Écija, Rodrigo de Santillán, encargó a Hernando de Esturmio el retablo con nueve tablas, entre las que destacan La Misa de San Gregorio y La Resurrección (primera mitad S.XVI). El resto de pinturas son un santoral variado de influencia murillesca y flamenca.

Vidrieras: La Resurrección de San Lázaro de Arnao y El Nacimiento de Cristo, ambas de Flandes (mitad S.XVI).

Capilla Virgen del Pilar

Capilla
Virgen del Pilar

Situada en el vestíbulo de la Puerta del Lagarto, pertenece a los Pinelo desde el S.XVI. Lo más destacable es La Virgen del Pilar de Pedro Millán realizada en barro cocido (pp. S.XVI) que preside el altar barroco (finales S.XVII) y que está flanqueada por las tallas en madera San Pedro y San Pablo. 

Vidriera: Sagrada Entrada en Jerusalén rematada por Alegoría de la Caridad de Arnao de Flandes (mitad S.XVI).

Descubre los secretos de la Catedral de Sevilla

Visita su Historia, sus puertas, sus altares y sus obras de arte. 
Con nuestro tour descubrirás con todo detalle unos de los lugares más hermosos del mundo.

Con diez puertas de acceso y planta rectangular, constituye un modelo de Catedral que influyó en muchas catedrales novohispánicas tras la conquista del Nuevo Mundo.

Nuestros tours mostrarán la riqueza en pinturas, esculturas, vidrieras, forja, orfebrería, vestidos, libros, etc., que convierten a la Catedral de Sevilla en uno de los grandes museos de Europa y en un compendio histórico-artístico del catolicismo.

Descubre la historia de la Catedral de Sevilla a través de los siglos y los distintos periodos históricos por los que ha pasado, desde el Almohade hasta la actualidad.

Reserva
el Tour + Tickets

Debido al COVID19 la reserva de entradas para Catedral y Giralda no está disponible temporalmente.

Disculpen las molestias.

Descubre las maravillas del Real Alcazar de Sevilla

Guía oficial español
Acceso preferente sin colas
Mejor precio garantizado

PRÓXIMAMENTE…

Sube y descubre el cielo de la ciudad de Sevilla

Guía oficial español
Acceso preferente sin colas
Mejor precio garantizado