Giralda de Sevilla ¡No te pierdas
la Giralda de Sevilla!
Próximamente Ilustración del Alcázar, la Catedral y la Giralda de Sevilla Visita los rincones mágicos en un espectacular tour con los mejores guías de la ciudad ¡RESERVE EL TOUR! Icono de flecha Servicio oficial guiado: Icono de Safe Travel Sevilla
Extracto del Logotipo de Alcazar Seville Tour

La Giralda de Sevilla: guía con historias y curiosidades

Icono de guías expertos para el tour

Guía oficial
en Español

Icono de Check para nuestros servicios culturales

Acceso preferente
sin colas

Icono de Euro para nuestra web de tour privados en Sevilla

Mejor Precio
garantizado

Icono Like para nuestros servicios para turistas

Cancelación y
Reembolso del 100%

Icono Estrella de Tour Exclusivo

Visita exclusiva
solo para ti

La Giralda es el icono por el que se conoce mundialmente a Sevilla. Torre campanario de la Catedral gótica más grande del mundo destaca por su belleza y elegancia, y es sin lugar a dudas, visita imprescindible para cualquiera que se encuentre en la ciudad.

Visitar La Giralda

Subir las rampas de los más de 30 pisos hasta llegar al cuerpo de campanas es adentrarse en la más pura historia de Sevilla, un viaje atemporal que enamora la vista y la memoria para abrir las mismísimas puertas del cielo hispalense.

Vista Lateral de la Catedral y de la Giralda

Subir a La Giralda

Dicen los sevillanos que el mayor tesoro de Sevilla es poder contemplarla desde lo alto de la Giralda. Las vistas de la Turris Fortissima son un estímulo emocional que eleva el esplendor de la capital andaluza, una experiencia que en tiempos pasados solo estaba al alcance de la nobleza, la realeza y el alto clero.

La Giralda y la Catedral desde el suelo

Horarios de la Giralda de Sevilla

Los horarios expuestos en nuestra web son los oficiales del Cabildo catedralicio, aunque pueden verse modificados por actividades culturales y cultos.

Del 01/09 al 30/06Lunes: de 11:00 a 15:30
Martes a sábado: de 11:00 a 17:00
Domingos: de 14:30 a 18:00.
Del 01/07 al 31/08Lunes: 9:30 h – 15:30 h.
De martes a sábado: 9:30 – 16:00 h.
Domingo: 14:30 – 18:00 h.
Días FestivosA Consultar

Cómo llegar a la Giralda de Sevilla​

La Catedral de Santa María de la Sede se encuentra en la Avenida de la Constitución s/n y constituye el corazón de Sevilla. Se puede acceder por varios medios de transporte.

AviónDesde el Aeropuerto de Sevilla. (AENA Información Cliente: 954221404).Autobús Especial AE hasta la Estación Jardines del Cristina.
TrenDesde la Estación de Santa Justa. (Información Estaciones
RENFE: 912432343). Coger tren de cercanías hasta Estación de San Bernardo. Coger Metrocentro hasta Parada “Archivo de Indias”.
Autobus(TUSSAM: 954975304). Líneas: C4, C3, 5, 41, 42, C1 y C2.
Parada “Jardines del Cristina”.
Tesoro de la Catedral

Giralda de Sevilla Precio

La entrada se puede comprar tanto en la Catedral como en la Iglesia de El Salvador.
Adultos: 9 € (incluida visita a Iglesia del Divino Salvador). 
Precio reducido: 3 € (estudiantes menores de 26 años, pensionistas). 

954 214 971 – Plaza Virgen de los Reyes

Frontal del Órgano de la Catedral

Giralda de Sevilla Gratis

Gratuita para nacidos o residentes en la Diócesis de Sevilla (Sevilla capital y provincia), desempleados, minusválidos y un acompañante, menores de 14 años acompañados y grupos autorizados. 

Lunes: de 16:30 h a 18:00 h.

Giralda de Sevilla y Catedral

La Giralda es a Sevilla como el corazón al cuerpo humano. Cuando en el año 1498 el Cabildo catedralicio decidió construir una nueva Catedral en estilo gótico, no dudaron en mantener el alminar de la antigua mezquita aljama como torre del nuevo templo. Tal era su belleza que mantuvo el yamür, símbolo musulmán, hasta más de un siglo después de la conquista cristiana cuando se derrumbó por culpa de un terremoto. Después de varios intentos, en 1565 Hernán Ruiz II añadió el remate actual, completándose una de las torres eclécticas más completas y equilibrada de la historia del arte.

Situada exenta en la fachada este de la Catedral sirve de enlace con el antiguo paño de muro de la mezquita que rodea el actual Patio de los Naranjos. Como anécdota, y hasta la construcción del Puente del Alamillo y de la Torre Pelli, ha sido el edificio más alto de Sevilla por una orden urbanística que prohibía edificar por encima de su altura. Todo el entorno catedralicio, incluida la Giralda, el Archivo de Indias y el Alcázar fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 1987, y conforman uno de los conjuntos histórico-artístico más importantes de Europa.

Giralda de Sevilla Historia

Periodo Almohade

En 1147 los almohades entraron en la Península Ibérica con el objetivo de unificar Al-Ándalus, hecho que consiguieron en 1175 bajo el mandato del califa Abu Yacub Yúsuf, el mismo que conquistó Sevilla a los almorávides en 1147 y que en 1172 la convirtió en su capital. Por aquel entonces, la mezquita de Ibn Adabbás (donde hoy se sitúa la Iglesia de El Salvador), mezquita mayor de la Isbiliya almorávide, se quedó pequeña ante el aumento de población. Fue entonces cuando el califa mandó construir una gran mezquita que con 17 naves y cinco cúpulas que superaría en extensión incluso a la mezquita de Córdoba. Las obras del minarete de la nueva mezquita aljama de Isbiliya comenzaron en 1184 por el alarife Ahmed Ben Baso que construyó con sillares romanos procedentes de diferentes edificios y de la necrópolis un zócalo de piedra para afianzar los cimientos y la base de la torre. Como explicarán nuestros guías, se pueden observar a ras de suelo inscripciones en latín de diferentes lápidas romanas. Hacia 1188 se hizo cargo de la obra el alarife Alí de Gomara, que decidió terminar los dos cuerpos restantes de la torre en ladrillo, el primero rematado con merlones o almenas y el segundo, una linterna sobre la que iría el remate.

Cuando el califa Abu Yacub Yúsuf volvió a Isbiliya en 1195 para emprender la campaña contra los cristianos, el minarete estaba casi terminado. Ese mismo año los almohades vencieron a las tropas cristianas del rey Alfonso VIII de Castilla en Alarcos, una victoria fundamental para frenar el avance cristiano sobre Al-Ándalus. Para celebrarlo, el califa encargó al alarife Abu-Layt al-Sigilli un yamür con cuatro manzanas doradas para rematar el alminar de la mezquita aljama de Sevilla, que quedó terminado en 1198. La construcción del alminar se planteó como una empresa arquitectónica para consolidar el poder del califato. Estructurada a la manera clásica de los minaretes almohades con un prisma central de base cuadrada y otro que lo cubre, se crea un espacio interior ocupado por 34 rampas lo suficientemente anchas para que el almuédano pudiera subir a caballo y llamar al pueblo a la oración.

De los más de 50 metros de construcción que actualmente se conservan de este periodo, lo más característico son los paños de sebka que decoran las calles laterales de la torre, una decoración de retículas de rombos a base de trazos lobulados y mixtilíneos. Según algunos textos árabes de la época no existía “en el mundo del Islam construcción tan grandiosa como esa, refiriéndose al alminar de la mezquita de Isbiliya, que podía verse incluso a una jornada de marcha y que funcionaba como un gran faro espiritual cuando el sol se reflejaba en las bolas doradas del yamür. Tanta fue la admiración que causaba que cuando los musulmanes entregaron la ciudad a las tropas cristianas del rey Fernando III El Santo y propusieron destruir la torre, su hijo el infante don Alfonso sentenció: «por un solo ladrillo que le quitasen los pasaría a todos a cuchillo».

Periodo Cristiano

En 1248 los cristianos conquistaron Isbiliya, poniendo fin a más de cinco siglos de dominación musulmana. Desde ese mismo año la mezquita fue consagrada por el Cabildo sevillano para ser utilizada como Catedral. Es entonces cuando el alminar se convierte en campanario, aunque se mantendrá el yamür debido a la belleza del conjunto. Más de un siglo después y debido al precario estado del edificio almohade, se decide construir un nuevo templo de dimensiones tan magnas que todo el que lo viese pensara que era una auténtica locura, y se decide mantener el minarete y dos lienzos de muro que circundan el actual Patio de los Naranjos. En 1356 un terremoto rompió la barra de hierro que sostenía las bolas del yamür y se desplomaron. Tras varios intentos por rematar el campanario de forma digna y con el auge económico que Sevilla experimentó tras la conquista de América en 1492, el Cabildo catedralicio planteó rematar el antiguo alminar de forma grandiosa. Tras rechazar en 1555 el proyecto de Diego de Vergara, arquitecto mayor de la Catedral de Málaga, que proponía un remate de madera en forma piramidal, el Cabildo aprobó en 1558 el diseño del arquitecto cordobés Hernán Ruiz II, un cuerpo de campanas de estilo manierista que como una gran custodia remataría el campanario cristiano. La obra fue terminada en 1565 e incluía además frescos del pintor Luis de Vargas, que actualmente se han perdido.

La construcción renacentista se estructuraba en cinco cuerpos que darían forma a cuatro espadañas con seis campanas cada una. En orden ascendente: el cuerpo de campanas, que es al que pueden acceder los visitantes en la actualidad; el cuerpo de reloj, con un reloj del S.XVIII; el cuerpo de estrellas o del pozo, con una inscripción en latín que recorre las cuatro caras de la torre; el cuerpo de carambolas, de planta circular; y el penacho, que acaba en una cúpula sobre la que se asienta el Giraldillo. El resultado fue un campanario que aparentaba ser una unidad arquitectónica, pero que, sin embargo, es la suma de dos partes que distan tanto cronológica como estilísticamente, perfectamente integradas gracias a la experiencia y a los conocimientos del Hernán Ruiz II en arquitectura real y efímera, así como a su magnífico dominio de otras artes menores y decorativas. Por entonces, el campanario de la Catedral fue llamado Torre Mayor o Torre de Santa María.Para consolidar el triunfo del cristianismo sobre la cultura musulmana, que ya estaba implícito en la construcción de la nueva Catedral sobre la antigua mezquita aljama, se decidió rematar la Torre Mayor con un “Coloso de la Fe Victoriosa”. Para ello se realizó la escultura de bronce más grande de todo el Renacimiento español.

La escultura, al parecer, fue diseñada por Luis de Vargas, modelada por Juan Francisco Vázquez El Viejo y fundida por Bartolomé Morel, quién también realizó el pedestal en forma de bola que está a sus pies y que simboliza el orbe del mundo. La obra es su totalidad mide unos siete metros y medio y pesa unos 1500 kilos y fue terminada en 1568. Aproximadamente tres metros y medio mide la figura realizada en estilo renacentista a la manera de las esculturas clásicas griegas, concretamente inspirada en la representación de Palas Atenea, aunque hay diversos estudios que aseguran que representa a Juana de Arco, incluso otros que la relacionan con la Fuente de Minerva del tesoro prusiano de Hildesheimer, del S.I a.C. En cualquier caso, se manifiesta el conocimiento del estilo renacentista italiano de sus creadores. Concebida como una veleta, representa iconográficamente una figura femenina, que algunos investigadores creen embarazada (con lo cual también se relacionaría con la Inmaculada concepción de Jesús como símbolo de la esperanza), vestida heroicamente con capacete (casco de metal) y ropajes militares a la manera clásica, que sostiene en su mano derecha un lábaro o estandarte rematado por una cruz latina y una hoja de palma en la izquierda, símbolo del cristianismo.

Desde que se colocó como remate del campanario era un verdadero espectáculo ver girar una veleta de esas dimensiones, por ello empezó a conocerse como Giralda, a finales del S.XVI. Con los años, el campanario fue conocido popularmente como “Torre de la Giralda” y desde el S.XVIII se adjudicó ese nombre a la totalidad de la torre, quedando reservado el nombre de Giraldillo para la veleta.Desde el año 1592 hasta 1980 se han llevado a cabo diferentes obras de restauración y mantenimiento para la óptima conservación del Giraldillo. En 1981, se realizó una copia en poliéster sobre un molde del original para aliviar de peso la parte superior de la Giralda, que se estaba resintiendo. Pero sería en 1997 cuando la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía llevó a cabo una profunda y espectacular restauración. Para ello se realizó en 1998 una copia en bronce que sustituyó a la original y que culminó en 2005 con una gran exposición y con la colocación del Giraldillo mediante una grúa de casi 120 metros de altura.

Giralda de Sevilla en el Arte

Como símbolo de la ciudad de Sevilla, la Giralda ha sido siempre su mejor embajadora, apareciendo de forma destacada en multitud de formatos artísticos y representada por cientos de artistas a lo largo de la historia. Fue retratada por pintores de la talla de Goya, grabadores como John Frederick, fotógrafos decimonónicos como Juan Laurent o Vicente Cajasús, le han escrito poemas escritores como Juan Ramón Jiménez o los Hermanos Álvarez Quintero, entre otros muchos de un largo etcétera. Incluso el pintor Amalio García del Moral, durante más de 30 años, realizó una serie de 365 representaciones de la Giralda en diversos momentos del día y estaciones del año. 

Su incidencia arquitectónica puede observarse en todo el mundo, desde los campanarios de muchas iglesias de la provincia sevillanas y onubenses como la de San Pedro en Carmona o la de Nuestra Señora de la Granada en Moguer, hasta los minaretes como la torre Hassan en Rabat, la torre de la ermita de Cuatrovitas en Bollullos de la Mitación, el alminar de Kutubía en Marrakech, la torre de Mansuariah de Tremecén. De la misma manera existen diversos campanarios inspirados en la Giralda por todo el mundo como el de la Basílica de la Purísima Concepción en Elorrio (País Vasco) o la torre de la Universidad de Puerto Rico en San Juan de Puerto Rico e incluso algunos rascacielos como The Freedom Tower en Miami y The Wrigley Building en Chicago.

Sería Cervantes quién la rebautizó en la segunda parte del El Quijote, quien “mandó que fuese a desafiar a aquella famosa giganta de Sevilla llamada Giralda, que es tan valiente y fuerte como hecha de bronce, y sin mudarse de lugar es la más movible y voltaria mujer del mundo”.

En pintura tiene una amplia representación, gracias a que aparece con las Santas Justa y Rufina, protectoras de la ciudad y en concreto de la Giralda, a la que, según la leyenda, salvarían del derrumbamiento durante un terremoto en 1504. Quizás una de las obras más famosas es el cuadro de Francisco de Goya que se encuentra en la Catedral de Sevilla.

Además, ha aparecido en videojuegos como Assassin´s Creed o en películas hollywoodienses como Knight and Day o Misión Imposible. Así mismo el Giraldillo ha sido mascota del Mundial de Atletismo, premio honorífico del mundo del flamenco o, como Giraldillo de Oro, premio que se entrega a la mejor película en el Festival Europeo de Cine de Sevilla.

Datos de la Giralda

La Giralda de Noche

Cuánto mide la Giralda

La planta de la Giralda es cuadrada, con una longitud de 13,61 metros por cada lado, aunque la base que cimienta la torre a cinco metros bajo el suelo es de 15 metros por lado. El cuerpo del antiguo alminar almohade mide 50,85 metros. Sumando la altura del cuerpo de campanas se llega a los 60,45 metros y con el resto de cuerpos, sin contar el Giraldillo, la altura es de 87,19 metros. Así la altura total desde el suelo, sumando los siete metros y medio del Giraldillo y su pedestal, es de 94,69 metros.

Cinco de las Campanas de la Giralda

Campanas de la Giralda

La Giralda posee el campanario con mayor número de campanas de todas las Catedrales españolas, concretamente 24, de las cuales 6 son de badajo o de golpe y 18 son de volteo. Todas tienen nombre propio. La más antigua data de 1500, es una campana de golpe y se llama Campana de Santa Cruz. La más grande, realizada en 1588, es de volteo, se llama Campana de Santa María Mayor y pesa más de 5000 kilos.

Las Jarras de Azucenas

Ya en el cristianismo primitivo se representaba una jarra de cuya boca salían enredaderas y donde bebían los pájaros, simbolizando el agua de vida que contiene. Por su parte el nombre científico de la azucena es Lilium Candidum que significa “flor muy blanca”, por lo que se asocia con la inocencia y la pureza. Según la Biblia, la azucena es símbolo de la elección y la providencia y uno de los atributos marianos que representa la Inmaculada Concepción por su pureza y gloria. Además, también es símbolo de la feminidad debido a su forma búlbica, similar de la flor con el aparato reproductor femenino.

En 1568, sobre el cuerpo superior al de campanas se colocaron en las esquinas cuatro jarras que realizó Bartolomé Morel bajo diseño de Hernán Ruiz II que se inspiró en las eolipias, un aparato que servía para analizar los vientos y que es mencionado por Vitrubio en su obra Los diez libros de Arquitectura. Estas jarras funcionarían como luminarias en días importantes del año. En 1751 Basilio Cortes añadió las azucenas a las jarras. Con el tiempo se fueron deteriorando y serán sustituidas por las actuales de hierro fundido en la segunda mitad del S.XX, obra de Fernando Marmolejo.

Las jarras de azucenas son el emblema del Cabildo catedralicio de Sevilla y su simbología ha sido tan potente en la historia que incluso se utiliza sin la presencia de la Virgen, como señal en las construcciones que están dedicadas a ella.

Réplicas de la Giralda por el mundo

El paradigma estético de la Giralda, que ha embelesado a millones de viajeros a lo largo de la historia, no ha pasado inadvertido para algunos enamorados de Sevilla, así existen varías réplicas de la Giralda en otros lugares del mundo. Algunas de las mas significativas son:

La Giraldilla
de Badajoz

Construida en 1935 por los Almacenes Giralda. A pesar de la desaparición de la empresa se conservó la edificación gracias a que el edificio fue adquirido por Telefónica.

La Giraldilla
de Carmona

Se conoce como Giraldilla al campanario de la Iglesia de San Pedro por ser una fiel reproducción reducida de la Giralda que cuenta incluso con un Giraldillo y que se terminó de construir en 1783.

Giralda del Centro
Country Club

Edificado en 1966 en Kansas City, es de las más espectaculares y cuenta además con una reproducción de la Plaza Virgen de los Reyes. Se da la curiosidad que Kansas City y Sevilla se hermanaron en 1967.

Giralda de la Universidad
de Lovaina

Construida en Bégica en 1928, la torre da grandiosidad al conjunto neorrenacentista que alberga una de las bibliotecas más bellas de los países bajos.

La Giralda del
Hotel Biltmore

Construido en Miami en 1926 es un homenaje a la pasión que su propietario tenía por España.

La Giralda
de Tarragona

Se encuentra en el pueblo de L’Arboc y es, desde 1902, la residencia particular de un matrimonio que se enamoró de Andalucía, construyendo además el Patio de los Leones de la Alhambra y un salón del Alcázar sevillano.

La Giralda
de Écija

La torre de la Iglesia de Santa María es la más alta de las torres astigitanas y fue construida en el S.XVIII.

La Giralda
de Nueva York

En el Madison Square Garden existió una réplica de la Giralda entre los años 1890 y 1925. Se trataba de una sintética representación de la torre sevillana que la superaba en unos 100 metros

Imágenes de la Giralda de Sevilla

Anécdotas y leyendas de la Giralda de Sevilla

Existen infinidad de historias, anécdotas y leyendas, algunas de las cuales el viajero podrá descubrir con nuestros guías. Aquí enumeramos algunas de ellas.

Existen dos datos que parecen ser las primeras referencias del nombre de Giralda vinculado a la veleta de bronce. Una aparece en un manuscrito de la Biblioteca Colombina y data de 1592. Otra, de 1571, es un expediente de la Iglesia Santa María la Blanca donde se expresa como oficiarse la memoria de misas por la salvación del alma de Juana Martín “la Jiralda” y que se conserva en el Archivo General del Arzobispado sevillano.

La torre es mencionada por primera vez como Giralda en obra escrita por Agustín de Rojas Villandrando en 1603, en su libro El viaje entretenido.

Cuenta la leyenda que, durante el terremoto de Lisboa de 1755, que destruyó la capital lusitana casi en su totalidad, Santa Justa y Santa Rufina sujetaron la Giralda durante los 5 minutos más violentos y evitaron que se derrumbara. Por este motivo, la torre pasó a ser un símbolo iconográfico de las mártires alfareras.

 

A los pies de la Giralda se encuentra la Puerta del Lagarto, conocida así por una talla anónima en madera de un cocodrilo que data del S.XVI y que, según la leyenda fue parte de una ofrenda que el sultán de Egipto realizo al rey Alfonso X El Sabio para pedir la mano de su hija Berenguela.

La copia del Giraldillo realizada en 1998 se encuentra desde 2005 en la antesala de la Puerta de del Príncipe.

En una hornacina, en la fachada este, se encuentra la imagen de una Virgen que en tiempos presidió los Cabildos en el Corral de los Olmos, antiguo Ayuntamiento de Sevilla.

En las cuatro caras del cuerpo de estrellas aparece la inscripción «Turris Fortissima Nomen DNI Proverb.18», versículo 10 proverbio 18 del Antiguo Testamento (Turris Fortissima Nomen Domini) que fue realizado por mandato del rey Fernando III El Santo y que significa “la torre más fuerte es el Nombre del Señor”.

Reserva
el Tour + Tickets

Debido al COVID19 la reserva de entradas para Catedral y Giralda no está disponible temporalmente.

Disculpen las molestias.

Descubre las maravillas del Real Alcazar de Sevilla

Guía oficial español
Acceso preferente sin colas
Mejor precio garantizado

PRÓXIMAMENTE…

La magia de la Catedral de Sevilla te está esperando

Guía oficial español
Acceso preferente sin colas
Mejor precio garantizado